Si no sales de tu zona de confort estás acabado

Si no sales de tu zona de confort estás acabado

Mañana puede ser tarde!!

De manera generalista, la zona de confort se asocia ha un estado mental donde uno es incapaz de mirar más allá de su estatus actual y donde impides de forma constante un crecimiento que haga cambiar tu situación hacia otra dirección.

Muchas veces uno piensa el por qué va a cambiar una situación donde está cómodo y no necesita otros alicientes personales y profesionales. Este pensamiento puede desembocar en un estado depresivo a la larga y a no tener una visión de la vida más amplia en lo profesional, y en lo personal también.

Cada uno de nosotros, en mayor o menor medida, hemos tenido que afrontar cambios en nuestras trayectorias a veces de forma imprevista y otras provocadas por uno mismo.

Los motivos por los que las personas muchas veces entran en un letargo de situación indefinido en sus vidas, es por la falta de motivación en sus trabajos, en el día a día, en sus relaciones personales y, en definitiva, por ser conformistas con lo que tienen y no querer cambiar esas etapas por miedo a lo que puedan provocar.

Es fácil quedarse donde uno está y quejarse continuamente de cómo está el panorama actual, es fácil y gratuito criticar a otros que consiguen metas mientras uno está sentado en su sillón sin realizar esfuerzo alguno y consolarse con el “mal de muchos”.

Miedos que provocan salir de la zona de confort en el ámbito profesional

Uno de los problemas por los que una persona no quiere salir de su zona de confort en el ámbito profesional puede venir causado por la edad. Una persona que ronda el medio siglo lo tiene más complicado que otra persona con veinte años menos, lo que pasa que la persona que entra en la barrera de los cincuenta le quedan todavía otros quince años de actividad en la mayoría de los casos.

Es un error pensar que la edad te impida actuar, al contrario, la edad es un grado, la experiencia y la sabiduría de lo que has venido desarrollando a lo largo de los años, puede ser un gran punto de partida para dar ese salto cualitativo de tu situación y debes pararte a pensar para sacarle provecho a todos esos conocimientos y experiencias.

Todos tenemos habilidades que hemos ido desarrollando o que tenemos innatas, muchos no se dan cuenta que explotando esas habilidades serán capaces de tener una vida mejor.

¿Por qué no lo intentas?

Como todo en la vida, todo requiere de un esfuerzo, a veces de un gran esfuerzo y de cambios a grandes rasgos. Para ello tienes que ponerte manos a la obra y mentalizarte de dar un giro de ciento ochenta grados a tu vida para comenzar una cruzada que no será fácil y prepararte para todos los obstáculos que se pondrán por delante.

No es sencillo tomar una decisión que provocará una transformación donde tendrás que sacrificar hábitos que venías practicando, sacrificar ciertos círculos de amistades que aportan muy poco en tu vida, en resumidas cuentas, tendrás que hacer un restyling integral para llevar a cabo tu plan de renovación.

El resultado será increíblemente positivo

Efectivamente así será, personalmente yo lo he provocado en lo personal y en lo profesional, pero hace falta echarle mucho valor y tener claro lo que no quieres. El tiempo es oro y no te puedes estancar, tampoco quejarte todo el día te valdrá de mucho, échale valor y no mires atrás.

Solo te recomiendo que lo hagas cuando estés seguro de que ese cambio va a ser real, no lo hagas a medias porque las cosas a medias no te darán un resultado óptimo.

El resultado será efectivo cuando no te tiemble el pulso en tomar decisiones, algunas no serán acertadas y tendrás que rectificar, pero cuando no hay vuelta atrás serás imparable. Intenta también ir dejando de lado a personas que no te aportan y, a cambio, por el camino encontrarás a otras con las que crearás sinergias positivas y serán muy importantes en tu desarrollo y en tu salida de la zona de confort a la que estabas sometido.

hombre-alegre

Claves y consejos para afrontar el cambio

Coge un papel y un boli, anota cuál es tu situación actual, anota por qué deberías cambiar tu situación e intenta hacerlo de forma clara para poder estructurar todo de forma que lo lleves a cabo por fases.

No te obsesiones con hacerlo todo de golpe, afrontar por fases todo este proceso es fundamental para hacer las cosas bien. Tienes que tener en cuenta que dentro de estas fases tendrás que formarte también. Invertir en formación es algo que te hará crecer en lo profesional además de conocer a otras personas del entorno en el que trabajes y te formes.

Otra fase primordial que ya he comentado, es escoger bien el grupo de amistades que más te conviene para que todo se geste en un ambiente positivo y que vaya acorde con tu nueva vida. Si sigues conservando ciertos círculos que no te aportaban nada interesante, seguirás estancado en este punto que considero importantísimo para lograr tu objetivo final.

Y por último debes intentar marcar unos plazos para cada fase, es la única forma de poder ir midiendo tus actos e ir valorando los resultados para tomar decisiones acertadas.

Si todavía no has comenzado tu cambio, hazlo ahora, si estás en ello, sigue luchando, y si lo has conseguido, consérvalo como un diamante en bruto.

Jose Antonio Doctor

Comunicación y Marketing | SEO Manager en Comunidad SEO

  

Fuente de las imágenes: Pexels